Estereopsis y terapia visual

La estereopsis viene de los conceptos griegos stereo y opsis (visión sólida), se define como la capacidad que tiene el cerebro humano de generar una visión tridimensional a partir de la percepción en cada ojo de dos imágenes ligeramente diferentes, un fenómeno que nos permite calcular distancias y apreciar el volumen y la profundidad de los objetos.

Esta percepción binocular de las distancias relativas entre objetos ocurre como resultado de una disparidad retiniana entre las imágenes monoculares. La disparidad viene dada por la separación lateral entre los ojos, que hace que cada uno de ellos obtenga una visión ligeramente diferente de un objeto. Por lo tanto, una disparidad retiniana horizontal produce estereopsis.

stereo-eyes

La estereopsis puede aumentarse incrementando la distancia interpupilar artificialmente con prismas binoculares.
Haciendo un repaso por la historia:

  • En el siglo II d.c., el astrólogo greco-egipcio Claudio Ptolomeo indagó en la diplopía fisiológica.
  • Galeno de Pérgamo describió la binocularidad y la perspectiva desde cada órgano visual.
  • El término stéréoscopique lo acuñó por primera vez el matemático alemán Johannes Kepler (1611).

El pequeño desalineamiento de los ejes visuales presente únicamente en condiciones binoculares que favorece la Estereopsis, se denomina Disparidad de fijación. Existe cuando las imágenes retinianas, o un objeto fijado con ambos ojos, caen dentro del área de Panum pero no exactamente en puntos correspondientes. Las imágenes retinianas se ven simples aunque exista una separación angular entre las fóveas.

Según recientes estudios publicados en la revista Optometry & Vision Science, niños con una estereopsis reducida, por encima de 100” arco tienen más tendencia a sufrir problemas de aprendizaje detectables por los siguientes síntomas:

  • Acercarse mucho al texto en la lecto-escritura.
  • Mover mucho la cabeza durante la lecto-escritura.
  • Guiñar un ojo, o tapárselo.
  • Enrojecimiento ocular frecuente.
  • Frotarse a menudo los ojos.
  • Parpadeo excesivo.
  • Se ayuda del dedo para seguir la lectura.
  • Confunde o invierte las letras o las palabras.
  • Vocaliza cuando lee en voz baja.
  • Baja comprensión de la lectura.
  • Se cansa fácilmente, y no mantiene la atención.

Un estudio recientemente realizado por el equipo de optometristas de Innova Ocular Madrid y presentado en el congreso OPTOM 2015 dedicado a la visión binocular que tuvo lugar el mes de Abril, ha demostrado que la terapia visual mejora la visión 3D en pacientes con problemas de visión binocular.
El análisis de la estereopsis o visión en 3D pre y post tratamiento con terapia visual en distintos grupos de pacientes, según edad y alteración binocular, reveló una mejora en todos los casos, si bien los resultados son más significativos en menores de 8 años y pacientes con endodesviación.

estherLa visión en 3D en pacientes con problemas de visión binocular como el estrabismo o las ambliopías (también llamadas ojo vago) mejora tras el tratamiento con terapia visual.

En concreto, este estudio concluye afirmando que, si bien los resultados son más o menos significativos en función de la edad del paciente, la estereopsis o visión en 3D mejoró en todos los pacientes con algún tipo de problema de visión binocular (aquel en el que los dos ojos se utilizan conjuntamente superponiendo las imágenes captadas por cada uno de ellos para crear una única imagen tridimensional) o ambliopía tras realizar terapia visual.

Para llegar a esta conclusión, se analizaron los cambios en la estereopsis pre y post tratamiento con terapia visual en distintos grupos de pacientes según edad, y alteración binocular. En total, el estudio descriptivo incluyó a 30 pacientes de entre 6 y 44 años con alteraciones binoculares y ambliopías sometidos al citado tratamiento entre abril de 2012 y diciembre de 2013, y a los que se evaluó la estereopsis en la exploración previa y al alta de la terapia visual utilizando para ello los test TNO y Randot, habitualmente empleados para medir el grado de estereoagudeza en consulta.

Asímismo, con el fin de obtener resultados más ajustados, se analizaron los mismos en varios grupos de estudio: por un lado, los 30 pacientes de forma general (independientemente de su edad y problema binocular) y por otro 15 niños con edades comprendidas entre 6 y 8 años, 7 adultos con entre 27 y 44 años, 7 pacientes con exodesviación -forma de estrabismo en la que uno o los dos ojos se desvían hacia fuera en una divergencia de los ejes visuales -(incluye exotropias, exceso de divergencia y estrabismo divergente intermitente)-, 12 pacientes con endodesviación –forma de estrabismo en la que los ojos se desvían hacia dentro, convergiendo los ejes visuales (incluye endotropias, insuficiencia de divergencia y exceso de convergencia)-, y 8 pacientes con ambliopía.

Los resultados obtenidos fueron que, la estereopsis mejoró de forma global en todos los grupos tras realizar terapia visual, pero solo se obtuvo mejora estadísticamente significativa en el grupo de niños menores de 8 años, aunque “hay que tener en cuenta que se trata de pacientes en pleno desarrollo visual donde la estereoagudeza se ha podido desarrollar con el aumento de la edad y por la corrección de la ambliopía”; y en el grupo con endodesviación.

¿Qué es la terapia visual?

La terapia visual es el tratamiento a base de ejercicios de las disfunciones o alteraciones que interrumpen el correcto desarrollo visual, como las ambliopías, los estrabismos, las forias (disfunciones vergenciales) o los problemas acomodativos. Entre los síntomas de estas disfunciones destacan la visión doble, los dolores de cabeza, las molestias en los ojos, los problemas de concentración o los mareos.

La mayor parte de las dificultades en el aprendizaje de la lectura y la escritura se deben a un pobre desarrollo de las habilidades visuales. Muchas veces hay problemas y síntomas visuales que no se resuelven ni con gafas ni con lentillas, y en numerosas ocasiones estos problemas no se corresponden con ninguna patología ocular ni con un problema de baja agudeza visual. Realizando un examen visual exhaustivo que estudie la binocularidad y la acomodación, pueden detectarse problemas en la funcionalidad de nuestro sistema visual susceptibles de mejora con la realización de terapia visual.

Los ejercicios de entrenamiento de terapia visual están determinados y personalizados para cada persona, según su disfunción. Dichos ejercicios van variando de dificultad conforme va evolucionando la terapia, añadiéndose demandas diferentes según sean los problemas o metas del paciente. Tras la terapia el paciente será capaz de transferir las nuevas habilidades visuales que ha aprendido a las tareas de su vida diaria (lectura, deportes, ordenador, juegos…).

Puedes descargar aquí el estudio al que hace referencia el artículo.

Subscríbete, y te enviaremos gratuitamente cada nuevo artículo de Ophtalmos a tu correo.

Esther López-Artero
Diplomada en Óptica y Optometría
Máster Oficial en Optometría Clínica Avanzada e Investigación
Especialista en Terapia Visual
Responsable del Dpto. de Terapia Visual y Visión Binocular

Share

Comments(3)
  1. Roxana Quintanilla 7 agosto, 2015
  2. MONICA MUNGUIA 26 enero, 2016
    • Ophtalmos Ophtalmos 27 enero, 2016

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Subscríbete, y recibirás un aviso en cuanto aparezca uno nuestros artículos.



Ophtalmos