«Swept-source» OCT: la siguiente generación

En las dos últimas décadas, hemos sido testigos de un acelerado desarrollo en las técnicas de visualización de las estructuras del ojo, especialmente de la retina. Ello ha sido posible principalmente por el desarrollo de lo que conocemos como Tomografía de Coherencia Óptica.
La tomografía de coherencia óptica de dominio en el tiempo (TD-OCT) impresionó rápidamente a los retinólogos y fue pronto superada por la basada en el dominio espectral (SD-OCT) que ofrece una resolución superior (entre 1 μm y 3 μm de resolución axial con la SD-OCT frente a los 10 μm de la TD-OCT) y capacidad de visualización en 3D. De repente, se podían correlacionar imágenes en vivo de la retina con hallazgos histopatológicos. Ante estos avances, el mayor anhelo pasó a ser la posibilidad de visualizar las estructuras de la coroides.
La función retiniana depende esencialmente para su sustento de la vascularización coroidea. Muchas de las enfermedades que afectan a la mácula, como la degeneración macular asociada a la edad (DMAE o AMD) o la coriorretinopatía central serosa (CSC), se han relacionado con disfunciones en la coroides. La dilatación de los vasos coroidales puede acarrear un aumento de la presión y una mayor permeabilidad de esos vasos. Por contra, un adelgazamiento de la coriodes conduce a una alimentación insuficiente de la retina, lo podría llevar a una degeneración del epitelio pigmentario de la retina (RPE).
Hasta este momento, la estructura de la coroides solo podía ser visualizada en su cara más anterior, mediante la angiografía con verde de indocianina.
La “Swept-Source” OCT constituye el último hito en el desarrollo de la OCT. Para intentar minimizar la dispersión que crea el epitelio pigmentario, lo que impide la visualización de capas más internas, se ha comenzado a utilizar una longitud de onda superior (1050 nm frente a 840 nm en la SD-OCT) para el láser utilizado en esta tecnología, así como la utilización de fotoreceptores en lugar de cámaras CCD. Todo ello conduce a un aumento en la resolución (1 μm).
La velocidad de barrido en estos instrumentos es doble que la de la SD-OCT (100.000 A-scan / s en comparación con 50.000 A-scan / seg), lo que permite una mayor rapidez en la adquisición de los B-Scans. Este aumento, es lo que permite visualizar un campo considerablemente más amplio (12 mm frente a 6-9 en la SD-OCT) y una visualización tridimensional del vítreo, la retina y la coroides.
A fecha de hoy, la primera aplicación de esta nueva generación de OCT en el campo oftalmológico, está representada por el DRI-OCT de la compañía TOPCON.

Imagen de ejemplo del DRI OCT-1 Atlantis de TOPCON

Foto: TOPCON

A continuación, el Profesor Paulo Stanga, oftalmólogo consultor y especialista en cirugía retiniana en el Hospital Royal Eye de Manchester, nos habla (en inglés) del instrumento desarrollado por esta compañía y de la tecnología “swept-source”:

La compañía Carl Zeiss Meditec, la primera en comercializar un tomógrafo de coherencia óptica, también está trabajando en esta novedosa implementación de la tecnología OCT, en lo que han anunciado en la AAO como la “Angiografía OCT”. Este estudio muestra el potencial de su prototipo actual.

Es de esperar que las compañías que comercializan OCT, vayan presentando instrumentos basados en esta nueva aplicación de la topografía óptica computerizada en el campo de la oftalmología.

Foto portada: Cortesía Prof. Paulo Stanga para TOPCON Medical

Subscríbase, y le enviaremos gratuitamente cada nuevo artículo de Ophtalmos a su correo.

 

Ophtalmos
Ophtalmos lo constituimos un grupo de profesionales relacionados con la oftalmología y la optometría entusiasmados con la divulgación.

Share

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Subscríbete, y recibirás un aviso en cuanto aparezca uno nuestros artículos.



Ophtalmos